La colección del Museo de Armas

La colección

 

En los años sesenta Félix Alfaro Fournier dona a la Diputación Foral de Álava una colección de armas y diversos objetos que constituyen el origen del Museo de Armería de Álava. Dicha colección se irá incrementando en décadas posteriores mediante sucesivas compras y otras donaciones.

La colección está integrada actualmente por más de 1500 piezas, fundamentalmente por armas ofensivas, defensivas y pertrechos relacionados con ellas desde la Prehistoria hasta principios del siglo XX, además de diversos objetos que aportan información complementaria.

 

 

La exposición permanente del Museo de Armería de Álava se distribuye en dos plantas y está ordenada conforme a criterios cronológicos.

En el Museo de Armería de Álava se muestran armas prehistóricas y su evolución técnica partiendo de los objetos de uso común. De la Edad de los Metales se exhiben los tipos básicos de armas blancas, fabricadas primero en bronce y luego en hierro, como las falcatas, un modelo de espada curva característico de la zona del Levante peninsular.

De época medieval se exponen diversas ballestas que sustituyen al arco al que superan en fuerza y alcance y son fundamentales hasta la generalización de las armas de fuego. Tienen singular importancia el camisote, las espadas cortas y otras armas procedentes de las excavaciones realizadas en la parte alta de Vitoria y fechados a finales del siglo XII.

Desde el punto de vista defensivo la cota de malla acerada, utilizada a partir del siglo XII, constituye una pieza fundamental hasta la aparición de la armadura o arnés en el siglo XV.

La construcción de las primeras armas de fuego portátiles (el cañón de mano cuyo origen está en la artillería) a mediados del siglo XV así como la generalización de su uso y su evolución técnica en los siglos posteriores está ampliamente referenciada en la colección del Museo.

Por último, la sección dedicada a las armas africanas, orientales y árabes nos muestra una enorme variedad de piezas: desde lanzas prehistóricas procedentes de África Central hasta valiosas armaduras japonesas de samurái.

 

 

Un capítulo especial en el Museo es el dedicado a la Batalla de Vitoria que tiene lugar en 1813, próxima a finalizar la Guerra de la Independencia, en la que las tropas francesas, ya en retirada, son derrotadas por el ejército anglo-hispano-portugués. Este episodio bélico se ilustra por medio de objetos de uso personal de algunos de los personajes que intervinieron en su concepción, armas utilizadas en su desarrollo, maquetas y diaporamas de sus momentos más decisivos.