Publicador de contenidos

Piezas destacadas

Armadura de samurái

Las armaduras japonesas representan un gran atractivo por su origen en una cultura lejana y su excepcionalidad en colecciones europeas.

Se remontan al Japón de entre los siglos X y XII, asociadas al surgimiento de la clase samurai, guerreros de élite que ostentaron un gran poder. Su desarrollo está muy ligado al curso de la propia historia del país con sus periodos de guerra y paz. El siglo XV fue su momento de máximo esplendor debido a las continuas luchas dinásticas y revueltas sociales. Con la llegada del periodo Edo o de pacificación -entre 1603 y 1868- decae su función protectora en favor de aspectos ornamentales y decorativos que le otorgan un valor más simbólico y representativo.

 

Voluminosas y pesadas en un principio, pronto combinaron el metal con el cuero y la seda, buscando ligereza y mayor movilidad para luchar tanto a pie como a caballo.

Del numeroso conjunto de piezas que las componen destaca el casco o kabuto, que determina el rango del guerrero, la máscara, usada además para atemorizar a los enemigos y la coraza o do, pieza fundamental, tanto por la zona que protege como por marcar la tipología de la armadura. El faldellín bajero, las espinilleras, adaptadas a la anatomía particular de cada samurai, y el calzado, botas de piel o sandalias de yute trenzado, completarían entre otras la armadura del guerrero samurai.

 

Siglo XIX. Final del Período Edo

Naka Hachiman, Minamoto no Yoshiichi
Acero, cartón, piel, laca urushi negra y roja, seda, algodón, cobre, estaño, oro, cuerno
162 x 58 x 44 cm

[Nº 0680]

Otras piezas destacadas

Ruta cercana

Baúl de campaña del Duque de Wellington

c. 1813

Ver más
Ruta cercana

Espada ropera

Siglo XV

Ver más
Ruta cercana

Kris malayo

Siglo XIX

Ver más